El tercer programa del podcast de Astrobitácora, 1×03, ya está disponible. En esta ocasión, hablo del futuro del universo, pero enfocándolo en una perspectiva muy particular: ¿cómo será el universo que conocerá una civilización que exista, por ejemplo, dentro de un billón de años?

Astrobitácora 1×03: Un universo joven (por ahora)

Por extraño que parezca, al pensar que tiene 13 800 millones de años, hemos llegado en un momento en el que el universo todavía es muy joven. Podemos ver muchas cosas, como nebulosas en las que se formarán nuevas estrellas, o galaxias muy lejanas. Tenemos incluso evidencias del Big Bang, como la radiación de fondo de microondas. Son solo algunas de las pistas que nos permiten comprender que el cosmos ha estado evolucionando. Que tuvo un principio y que tendrá un final. Es un conocimiento que podríamos considerar casi trivial.

Astrobitácora 1x03: Cuando el universo se hizo viejo
  • Facebook
  • Twitter
  • Buffer
  • Pinterest
  • Gmail
  • reddit
  • LinkedIn
  • Tumblr
El campo ultraprofundo extremo de Hubble, publicado en 2012, muestra algunas de las galaxias más lejanas que podemos observar. Crédito: NASA, ESA, R. Ellis (Caltech), and the HUDF 2012 Team

Pero, para una civilización que exista en un futuro muy lejano, en 500 000 millones de años o, incluso, 1 billón de años, serán aspectos que resultarán muy difíciles de discernir. Desde la perspectiva de una civilización tan lejana, no serán capaces de encontrar evidencias del Big Bang. Su conclusión será, sin duda alguna, que el universo es estático. No solo eso, pensarán que solo existe una galaxia, la suya. Porque no podrán observar ninguna otra. Será un universo muy diferente al que conocemos nosotros en este instante.

Son solo algunas de las cosas que se perderán por el camino. ¿Cómo podría una civilización, en ese futuro tan lejano, encontrar el conocimiento que tenemos nosotros? No solo eso. Pensando en nuestro propio caso, a pesar de que hemos llegado en un momento joven del universo… ¿hay algo que ya no podamos saber porque esa información ya no puede alcanzarnos? Puede que sea así, y que una pieza fundamental para poder comprender el universo ya sea una reliquia del pasado. Estas y otras cuestiones son las que abordo en el podcast, disponible en iVoox, iTunes o Spotify, y aquí:

Astrobitácora 1×03: Cuando el universo se hizo viejo.

YouTube: El Grand Tack, la gran travesía de Júpiter

Además, como cada semana, también está ya disponible un nuevo vídeo en mi canal de YouTube. En esta ocasión, hablo de la historia del Sistema Solar, y más precisamente, de algo que observamos en la actualidad y que no tiene una respuesta sencilla. ¿Por qué el cinturón de asteroides contiene objetos propios del interior del sistema solar y del exterior? A lo que hay que añadir, ¿Por qué Marte es mucho más pequeño que Venus y la Tierra? En principio, debería haber sido capaz de alcanzar un tamaño muy similar al de ambos planetas.

  • Facebook
  • Twitter
  • Buffer
  • Pinterest
  • Gmail
  • reddit
  • LinkedIn
  • Tumblr
Concepto artístico del Grand Tack. Crédito: Desconocido

Pero no fue así, y en su lugar se quedó en unas medidas superiores únicamente a las de Mercurio. Para explicar estas particularidades, el Grand Tack es una de las hipótesis más interesantes. Plantea que Júpiter y Saturno pudieron tener mucho que decir a la hora de moldear el interior del Sistema Solar. No siempre estuvieron en la posición que ocupan en la actualidad. Eso provocó que su influencia gravitatoria tuviese un profundo efecto en el interior. Permitiría explicar por qué el Sistema Solar es tal y como lo observamos en la actualidad.

Incluso nos permitiría explicar por qué no vemos un júpiter caliente o templado. Un planeta gigante, de dimensiones similares a las de Júpiter, que se encuentre cerca de su estrella. Es relativamente habitual en otros sistemas estelares, pero aquí no sucedió. Todo eso, y más, te espera en el vídeo de esta semana, que puedes ver directamente en YouTube o al principio de este artículo. ¡Espero que disfrutes del podcast y del vídeo!