Vamos a ser un poco puñeteros. Seguro que has leído la pregunta y has pensado porque la velocidad es constante. La respuesta es cierta, pero… siéntate en una silla giratoria y da la vuelta sobre ti mismo. Sientes el giro (es más necesitas sentirlo para que tu cuerpo pueda mantener el equilibrio). Así que, ¿nos estamos perdiendo algún tipo de brujería por el que no notamos que la Tierra gira sobre sí misma?

Primero aclaremos de qué estamos hablando

Vamos a asegurarnos de que primero está claro de qué va toda esta historia. Como sabrás, no notamos el movimiento del planeta (ni la rotación ni la traslación) porque es una velocidad constante. Lo que notamos en realidad es los cambios producidos por la aceleración o deceleración (por eso, en un AVE a toda velocidad te sientes igual que cuando está quieto, mientras que en un avión que está acelerando para despegar sientes que el asiento te está arrastrando con él). La Tierra rota (1.675 km/h en el ecuador) y orbita (107.826 km/h) a velocidades constantes, así que por eso no lo notamos (en realidad la Tierra se desplaza en su órbita más lento en Julio y más rápido en Enero, pero no hay mucha diferencia).

Pero parémonos un momento a pensar en la rotación en si. Como sabrás, la primera Ley de Newton dice:

Todo cuerpo persevera en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado a cambiar su estado por fuerzas impresas sobre él.

Seguramente ya se te haya ocurrido. Como estamos rotando en la Tierra, hay una fuerza que quiere lanzarnos al espacio, pero no es muy fuerte. De hecho, es tan sólo un 0,3% de la fuerza de la gravedad, que es la que nos mantiene en Tierra. Dicho de otro modo, si la Tierra no girase, pesarías un 0,3% más (ahora ya tienes una respuesta para cuando alguien te pregunte «¿qué ha hecho el planeta por ti?»).

Ya hemos dejado claro por qué no estamos en constante riesgo de salir volando hacia el espacio, pero volvamos a lo de girar sobre una silla… ¿por qué no notamos lo mismo con la rotación de la Tierra? Se debe a que, aunque la velocidad de rotación es muy alta, la Tierra apenas cubre 15 grados del giro cada hora, o lo que es lo mismo, 0,004 grados por segundo, muy por debajo del umbral de nuestro oído interno para percibirlo. Dicho de otro modo, si pudieses girar en una silla a esa velocidad, tampoco lo notarías (para que te hagas una idea, a ojo de buen cubero, deberías tardar al menos unos treinta minutos en dar una vuelta sobre ti mismo sin que tu oído interno lo note).

¿Qué pasaría si la Tierra dejase de rotar?

Lo primero es lo primero. No puede pasar, es absolutamente imposible, así que no te preocupes, no es más que fantasía.

Si la tierra dejase de girar de golpe, todo en la superficie de la Tierra, en el ecuador, saldría lanzado lateralmente a más de 1.600 km/hora (esta velocidad sería más y más baja cuanto más cerca del polo, a 10º, sólo serían 285 km/h y en el polo en sí apenas lo sentirías). La velocidad de escape de la Tierra es de 40.000 km/h, así que no llegaríamos a ser expulsados al espacio, pero los daños serían, de todos modos, terribles. Los océanos se moverían lateralmente a 1.600 km/h (los tsunamis ni se acercan a esta velocidad, claro).

Una esfera perfecta sin 365 días

Sin la rotación, los días no serían lo mismo. Sin el movimiento de rotación, el día duraría 6 meses, y la noche otros 6 meses, lo que tendría unas consecuencias catastróficas para animales y plantas, y muy probablemente para nosotros). Además, el planeta se convertiría en una esfera casi perfecta, sin la velocidad de rotación, desaparecería ese achatamiento de los polos. Puede parecer poca cosa, y nada dañina, pero es un problema de los grandes. De hecho, pasaríamos a tener un sólo continente, con los océanos redistribuyéndose e inundando muchas regiones del planeta, cubriendo los polos.

Para rematar todo esto, la tierra dejaría de tener un eje (sin rotación, ¿qué eje de rotación vamos a tener?) y con ello nos quedaríamos sin temporadas… En definitiva, menos mal que no es algo de lo que nos tengamos que preocupar.

El Péndulo de Foucault

León Foucault, el inventor del péndulo que lleva su nombre
  • Facebook
  • Twitter
  • Buffer
  • Pinterest
  • Gmail
  • reddit
  • LinkedIn
  • Tumblr

León Foucault, el inventor del péndulo que lleva su nombre

Si quieres ver la rotación de la Tierra con tus propios ojos (y no te satisface comprobarla con la observación de las estrellas), es muy recomendable que visites el Real Observatorio Astronómico de Madrid, dónde podrás ver un Péndulo de Foucault (si Madrid no te pilla demasiado bien, hay otros lugares de España donde puedes encontrar péndulos de Foucault, y que puedes comprobar en este Anexo de la Wikipedia).