La estrella KIC 8462852 pudo ser obstruida por cometas

Parece que empieza a esclarecerse el misterio que ha envuelto a la estrella KIC 8462852, que salió a la palestra hace algo más de un mes por las extrañas reducciones de su brillo (de hasta el 22%). Durante estas semanas, se han elaborado muchas hipótesis sobre qué podría haber provocado ese extraño comportamiento del astro…

Una estrella repleta de incógnitas

Esta ilustración muestra una estrella detrás de un cometa destrozado. Las observaciones de KIC 8462852 por el telescopio Kepler sugieren que su extraña emisión de luz procede, probablemente, de fragmentos de cometas, que bloquearon su luz al pasar por delante en 2.011 y 2.013. Crédito: NASA/JPL-Caltech

Esta ilustración muestra una estrella detrás de un cometa destrozado. Las observaciones de KIC 8462852 por el telescopio Kepler sugieren que su extraña emisión de luz procede, probablemente, de fragmentos de cometas, que bloquearon su luz al pasar por delante en 2011 y 2013.
Crédito: NASA/JPL-Caltech

La estrella KIC 8462852 (o la estrella de Tabby, como algunos la llaman popularmente) ha sido motivo de muchos quebraderos de cabeza. Saltó inicialmente a la fama porque la reducción de su brillo era tan difícil de explicar que, por primera vez, se llegó a plantear la posibilidad de que pudiésemos estar observando algún tipo de construcción (como una esfera de Dyson) por parte de una civilización avanzada.

Aunque pueda parecer aventurada, era una hipótesis aceptable teniendo en cuenta que la reducción de brillo por el transito de un exoplaneta (por poner un ejemplo) suele ser de un 1%, y en este caso estamos hablando de hasta un 22%, algo que no habíamos observado hasta el momento.

Entre las hipótesis menos extravagantes, por otra parte, estaba la posibilidad de que la obstrucción de luz se debiese al paso de una familia de cometas por delante de KIC 8462852. Un nuevo estudio (utilizando datos del telescopio espacial Spitzer de la NASA) ha analizado los datos existentes y aporta más evidencias que dan más credibilidad a esta posibilidad. El estudio ha sido aceptado para su publicación en Astrophysical Journal Letters.

Emisiones infrarrojas

Concepto artístico del telescopio WISE. Crédito: NASA/JPL

Concepto artístico del telescopio WISE.
Crédito: NASA/JPL

Una de las maneras de poder saber más sobre la estrella es observarla en luz infrarroja. El telescopio Kepler solo la había observado en luz visible. Si un impacto planetario, o una colisión entre asteroides, estuviesen detrás de la reducción de luz de KIC 8462852 (fue una de las hipótesis planteadas inicialmente), entonces debería haber un exceso de emisión infrarroja alrededor de la estrella, porque los fragmentos de roca estarían en la temperatura apropiada para brillar al ser observados en ese espectro.

Inicialmente, los investigadores intentaron observar el infrarrojo utilizando el telescopio espacial WISE (Wide-Field Infrared Survey Explorer). No encontraron nada destacable porque los datos eran de 2010, antes de que Kepler observase el extraño comportamiento que sucedió en 2011 y 2013. Es decir, antes de que se hubiesen podido producir las colisiones que hubieran dado lugar a la aparición de los fragmentos de roca.

Así que, en su búsqueda de emisiones infrarrojas que pudiesen haber sido generadas después de esas colisiones, los investigadores analizaron los datos del telescopio Spitzer. Al igual que WISE, Spitzer puede detectar la luz en ese espectro, y a diferencia del primero, este sí había observado la estrella. Fue en este mismo año 2015.

Un enjambre de cometas

Recreación artística de la Nube de Oort.

Recreación artística de la Nube de Oort en el Sistema Solar. Una de las hipótesis sobre KIC 8462852 plantea que el material que obstruye su luz podría proceder de su propia Nube de Oort al haberse visto perturbada por una estrella enana roja cercana.

El telescopio Spitzer ha observado todas las estrellas en las que se ha centrado el telescopio Kepler en su búsqueda de planetaS con la esperanza de poder encontrar las emisiones infrarrojas de polvo circunestelar (es decir, polvo en torno a la estrella que esté siendo observada). Al igual que con las observaciones de WISE, no han detectado ningún aumento de luz infrarroja procedente de material caliente y eso favorece la idea de que la reducción de brillo pudo ser provocada ser una nube de cometas fríos.

Es posible que estemos ante un caso de una gran familia de cometas que esté desplazándose en una órbita muy larga (y muy excéntrica) alrededor de KIC 8462852. En cabeza estaría un cometa muy grande que sería el responsable de la reducción de brillo de 2011. En 2013, el resto de la familia, compuesta de fragmentos de diversos tamaños, pasaron por delante de la estrella y bloquearon su luz nuevamente.

En el momento en el que Spitzer observó la estrella en 2015, esos cometas estarían mucho más lejos, siguiendo su larga órbita alrededor del astro, y no dejarían ninguna marca apreciable en el espectro infrarrojo que nos permitiese detectarlos.

No es concluyente, pero nos acerca un poquito más

Concepto artístico del telescopio espacial Spitzer. Crédito: NASA/JPL-Caltech

Concepto artístico del telescopio espacial Spitzer.
Crédito: NASA/JPL-Caltech

Así que, aunque el estudio favorece la hipótesis de que estamos ante una nube de cometas, lo cierto es que hace falta realizar más observaciones para poder cerrar el misterio que envuelve a la estrella de Tabby. Ya hemos descartado que se trate de vida inteligente, o por lo menos, no hemos sido capaz de detectar señales que nos hagan pensar que es así.

Si acaso, sí que parece que podemos dar por descartada la hipótesis de una colisión planetaria, o de una colisión de material estelar. Si hubiese sucedido, el aumento de temperatura de los fragmentos que se desprendiesen del impacto hubiese sido observado, pero sabemos que Spitzer no ha detectado nada anormal.

Quizá no nos quede más remedio que esperar hasta mayo de 2017. En esa fecha podremos utilizar de nuevo el telescopio Kepler (y a buen seguro habrá muchísimos ojos puestos en la estrella) para ver si se repite la reducción de brillo que pudimos observar en 2011 y 2013. Hasta entonces, parece que sólo podremos seguir elaborando y trabajando en hipótesis. Con hombrecillos verdes o sin ellos, con enjambres de cometas o sin ellos, estamos ante una de las incógnitas más extrañas e interesantes de los últimos años…

Si quieres profundizar más en la información sobre KIC 8462852, puedes visitar los enlaces añadidos en el texto, o bien consultarlos aquí debajo, añadidos por orden cronológico (de más antiguo a más reciente):

¿Qué está pasando en la estrella KIC 8462852?

Los radiotelescopios ya apuntan a la estrella KIC 8462852

KIC 8462852 y las civilizaciones extraterrestres

SETI no detecta señales de vida inteligente en KIC 8462852

Referencias: NASA

Alex Riveiro

Amante de la astronomía. Hablo de todo lo relacionado con el universo y sus conceptos de una manera amena y sencilla. Desde los púlsares hasta la historia de la astronomía en Al-Andalus.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Aborash dice:

    No me había fijado hasta ahora, pero en este artículo sí que lo has hecho. Tal como te ha dicho Guillermo, los años no van con punto… si no sería por ejemplo 26/11/2.015 en vez de como es: 26/11/2015

    • Sí, lo hice en todos los artículos pensando que lo correcto era puntuar los años también (no sólo las cifras). Ya lo he corregido en este, y a ver si encuentro algo de tiempo y lo corrijo en todo el blog.

  1. 26 octubre, 2016

    […] estos últimos meses se ha intentado ofrecer diversas explicaciones para ese comportamiento, desde una nube de cometas que bloquean su luz, a otras posibilidades mucho más exóticas, como la presencia de una […]

  2. 17 mayo, 2017

    […] estudiando, había explicaciones naturales mucho más plausibles. Por ejemplo, la presencia de una nube de cometas. También pudo estar provocado porque, en algún momento de su pasado, la estrella consumiese […]

  3. 22 mayo, 2017

    […] Comencemos por refrescar la memoria. La estrella de Tabby, o KIC 8462852 saltó a la actualidad allá por septiembre de 2015. Lo comenté en este artículo. Descubrimos que su luminosidad descendía de una manera muy extraña. Se oscurecía mucho más de lo que era normal, y no había una explicación sencilla. Por eso, los astrónomos tras el hallazgo dijeron que podía deberse a algún fenómeno natural, pero poco usual, como el tránsito de una nube de cometas. […]

¡Comenta este artículo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: