Algunas galaxias rotan a la misma velocidad

Un nuevo estudio nos trae un hallazgo que resulta de lo más intrigante. Algunas galaxias rotan a la misma velocidad. ¿Cuáles? Todas las que tienen disco (como las galaxias espirales). Tardan, aproximadamente, unos 1.000 millones de años. ¿Qué quiere decir?

Algunas galaxias rotan a la misma velocidad

Algunas galaxias rotan a la misma velocidad

La galaxia NGC 5584, fotografiada por el telescopio Hubble.
Crédito: NASA

Ya sabes que los planetas rotan sobre su eje. El tiempo que tarda la Tierra en dar una vuelta sobre sí misma es lo que definimos como un día. El tiempo que tarda en completar una vuelta alrededor del Sol es lo que definimos como un año. Las estrellas también rotan sobre sí mismas. Por extensión, sabemos que las galaxias rotan sobre sí mismas. Pero lo que resulta sorprendente es descubrir que algunas galaxias rotan a la misma velocidad sin importar el tamaño que tengan.

Hay que decir que no es 1.000 millones de años exactos. Hay pequeñas diferencias entre unas galaxias y otras. Pero son diferencias lo suficientemente pequeñas, según cuentan los investigadores, para poder decir que la afirmación es correcta. El ejemplo para imaginarlo es, además, muy sencillo. Si pudieses sentarte en el borde del disco galáctico, mientras gira, tardarías mil millones de años en dar una vuelta.

En palabras de los investigadores, todas las galaxias, con disco, que tienen un tamaño similar tienen densidades interiores similares. Es un descubrimiento que podría ser muy útil. Quiere decir que el proceso de formación de las galaxias tiene una cierta regularidad. Esto podría permitir a los científicos profundizar en nuestro conocimiento sobre las galaxias. Podrán comprender cuáles son los mecanismos por los que se rigen.

No es el único descubrimiento

La Galaxia del Molinete.
Crédito: European Space Agency & NASA

Pero que las galaxias rotan en sincronía (al menos hasta cierto punto) no es el único hallazgo. Dos galaxias de disco rotan a la misma velocidad aunque su densidad sea diferente. La más densa no rotará más rápido que la que tiene menos densidad. Ni viceversa. A esto hay que sumarle que los investigadores han comprobado que hay estrellas viejas fuera del borde de las galaxias. Esto es llamativo porque su expectativa era encontrar pequeños grupos de estrellas jóvenes.

En su lugar, lo que han visto no es solo gas y estrellas recién nacidas. También han encontrado grupos importantes de estrellas más viejas mezcladas con esas estrellas jóvenes y el gas interestelar. Es una observación útil porque permite definir dónde termina el disco de una galaxia. Dicho de otro modo, a partir de ese punto, un grupo de investigadores no necesitaría continuar sus observaciones. Por raro que parezca, es una ventaja.

Porque quiere decir que podrán ahorrar tiempo y recursos en aquellos estudios que se dediquen a estudiar el borde del disco de las galaxias masivas. Así que el estudio, en ese sentido, es muy útil para los científicos. Sin embargo, por ahora, parece que nos quedamos con la incógnita de por qué las galaxias rotan más o menos con la misma duración sin importar su tamaño. ¿Por qué sucede esto?

Recapitulando lo que sabemos

Aunque puede parecer que no, esto son dos galaxias, conocidas como las galaxias Antena, que están en proceso de combinación.
Crédito: ESA/Hubble

Para evitar confusiones, hay que dejar claro que la noticia es, exactamente, que todas las estrellas en el borde del disco de las galaxias rotan al mismo tiempo. Tardan unos 1.000 millones de años en completar una vuelta, sin importar el tamaño de la galaxia en la que se encuentren. Además se ha determinado que en los bordes de los discos hay tanto estrellas jóvenes como viejas (y no solo jóvenes como se esperaba inicialmente).

Es decir, no podemos aplicar los hallazgos de este estudio a, por ejemplo, las galaxias elípticas. Cuyo origen, se cree, es la colisión de dos galaxias espirales anteriores. El escenario seguramente te resulte familiar. A fin de cuentas, los choques entre galaxias son un fenómeno que podemos observar con mucha frecuencia en el universo. Para este tipo de galaxias el estudio no se aplica.

Cabe suponer, aunque solo es una conjetura por mi parte, que en los próximos meses o años, con nuevos estudios, se sabrá por qué sucede esto. Me resulta francamente intrigante. En cualquier caso, como quizá sepas, en el futuro lejano, dentro de unos 4.000 millones de años, las galaxias de Andrómeda y la Vía Láctea colisionarán, dando lugar a una nueva galaxia. Se cree que será una galaxia elíptica.

El estudio es Gerhardt R. Meurer, Danail Obreschkow et al.; “Cosmic clocks: A Tight Radius-Velocity Relationship for HI-Selected Galaxies”. Publicado el 14 de marzo de 2018 en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society. Puede ser consultado en este enlace.

Referencias: Phys.org

Alex Riveiro

Amante de la astronomía. Hablo de todo lo relacionado con el universo y sus conceptos de una manera amena y sencilla. Desde los púlsares hasta la historia de la astronomía en Al-Andalus.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. Bonderman dice:

    Leído, tío!

  2. Victor dice:

    Muy interesante, nunca podría haberlo imaginado. Me encanta la astronomía y tu página más porque me ayuda a mantenerme al tanto de los descubrimientos astrológicos. Un saludo

  3. fisivi dice:

    Gracias por informar de tan asombroso fenómeno. No lo conocía.
    Especulando, sin pensarlo mucho, se me ocurre que el núcleo activo de cada galáxia podría lanzar por sus chorros relativistas mucha más masa invisible que la masa visible de la galáxia. Esa masa del eje central invisible quizá explicaría el exceso de velocidad de rotación y, quizá una autoregulación de esa velocidad de giro, porque a mayor galáxia, mayor sería la actividad de su núcleo y la masa de su eje invisible.

¡Comenta este artículo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: