La inclinación de Marte fue mayor en el pasado

La inclinación de Marte tuvo que ser mayor en el pasado. Al menos, es una posible explicación para algo muy curioso que podemos observar en el planeta rojo. No hay mucha agua allí, y la mayor parte está más lejos de los polos de lo que cabría esperar…

El secreto del hielo marciano

La inclinación de Marte pudo ser mayor en el pasado

Marte, observado por el telescopio Hubble.
Crédito: STScI/AURA, J. Bell (ASU), and M. Wolff

En un nuevo estudio, un grupo de investigadores de Reino Unido analizan la distribución de agua de Marte. La mayor parte no está donde los estudios previos habían sugerido. Se encuentra lejos de los polos. Así que es muy posible que el planeta, en el pasado, tuviese una inclinación mayor que la que podemos observar en la actualidad. Al menos, esa es la conclusión tras analizar diversas imágenes de la sonda Odyssey. En ellas, buscaron agua en la superficie y justo debajo.

Para ello, mejoraron las imágenes que la sonda tomó en el pasado. En sus propias palabras, es como si hubiesen hecho descender la nave a la mitad de su altura. Así, pudieron descubrir cosas que no eran visibles. Vieron que en las regiones ecuatoriales hay más agua de lo que se pensaba que debería haber. También encontraron que lo que creían ser hielo era, en realidad, una llanura volcánica.

Además, otras formaciones que parecían apuntar a la evidencia de inundaciones podrían ser, en su lugar, desprendimientos de tierra secos. Es decir, sin la participación de agua. Todas estas pistas son importantes para poder comprender mejor el pasado del planeta rojo. Marte está en el punto de mira, no solo por las misiones futuras, y la posible llegada de seres humanos en 2030, si no también porque nos puede dar muchas pistas sobre la búsqueda de vida.

En busca del agua y la inclinación de Marte

Un concepto artístico de cuál podría haber sido el aspecto de Marte, hace 4.000 millones de años.
Crédito: Didier Florentz

La sonda Odyssey no puede detectar agua directamente, pero sí puede detectar hidrógeno. Como no hay muchas otras fuentes de grandes cantidades de hidrógeno en Marte, encontrarla es una buena señal de que debe haber agua. En las laderas de tres antiguos volcanes, todos en la región ecuatorial del planeta, la sonda Odyssey detectó que la superficie del planeta era de un 10 a un 40% hidrógeno, por su peso.

En el pasado, sabemos que hubo hielo cerca de los polos. Pero también los hay cerca del ecuador. La presión atmosférica de marte es sólo un 0,6% la de la Tierra. Así que el agua por encima del punto de congelación, directamente, se evapora. El ecuador de Marte llega de forma regular y habitual a estas temperaturas. Si hay hielo, quiere decir que en el pasado tuvo que ser una región más fría, para evitar esa descongelación.

Para explicarlo, una posibilidad es que el planeta estuviese más inclinado. En concreto, hace solo unos millones de años, la inclinación de Marte debió de ser de 45 grados. Unos 20 grados más que lo que podemos observar en la actualidad. Eso sí, de momento no se ha comentado cuál podría ser la fuente de esa posible inclinación. No sabemos ni qué fue lo que la pudo producir, ni si podría repetirse en el futuro.

Regiones muy secas

Imagen de las líneas oscuras que se ha sugerido podrían ser producto de la presencia de agua en estado líquido en Marte.
Crédito: NASA/JPL/Cornell

Mientras algunas regiones de Marte eran más húmedas de lo esperado, también se ha observado el efecto contrario. Otras regiones eran sorprendentemente secas. Lugares en los que se esperaba encontrar agua no tenían nada. Los datos de la sonda Odyssey no los mostraban. En 2005, un grupo de científicos analizó fotos de una región cercana al ecuador. Parecía tener estructuras similares la de la Antártida, lo que indicaría que, bajo la superficie, habría un proceso de formación de hielo.

Sin embargo, los datos de la sonda Odyssey han mostrado que hay mucho menos hidrógeno en ese lugar que en las regiones colindantes. A cambio, lo que hay en abundancia es hierro. Así que se ha considerado la posibilidad de que, en su lugar, se trate de una llanura de lava. No es tan alentador como la idea de que pudiese haber formación de hielo, pero nos puede dar respuesta a otras características que todavía no están demasiado claras.

Es el caso de las marcas oscuras que se pueden ver en la superficie de Marte. De hecho, hablé de ellas hace algún tiempo (como todo el mundo), en este artículo. En su momento, se planteó que podrían ser el producto de presencia de agua estacional. Sin embargo, los datos de la sonda revelan que no hay suficiente hidrógeno en esas áreas como para que sean completamente acuosas. Así que quizá haya pequeños acuíferos o que, de nuevo, simplemente se trate de desprendimientos de tierra seca.

Odyssey no es infalible

Fotografía de Marte tomada por el Rover Curiosity
Crédito: NASA

Además de todo esto, hay que tener en cuenta que la sonda Odyssey no es perfecta. Sus instrumentos no son capaces de detectar ciertos depósitos de agua congelada, porque están enterrados bajo metros de polvo. Del mismo modo, el hidrógeno detectado podría proceder de otros compuestos, como el cloro, que están presentes en la superficie del planeta rojo. Es decir, el estudio es interesante por lo que plantea, pero no necesariamente resolutivo.

De hecho, algún científico en la NASA ya ha comentado que algunos de estos hallazgos no le convencen. Entran en conflicto directo con las observaciones realizadas por el rover Curiosity, y como bien dice, este último está en la superficie de Marte. Mientras que Odyssey está en órbita. Por lo que parece probable que sea el rover el que pueda estar aportando información más cercana a la realidad en lugar de los datos de la sonda.

Sea como fuere, está claro que Marte seguirá dando que hablar. Si el eje estuvo, realmente, inclinado 45 grados en un futuro relativamente reciente (hace unos millones de años), será muy interesante ver qué lo produjo. Del mismo modo, descubrir si fue un capítulo aislado o, por el contrario, algo que pueda suceder de nuevo en el futuro, nos ayudará a comprender mejor la compleja naturaleza del planeta rojo.

El estudio es Jack T. Wilson, Vincent R. Eke et al.; “Equatorial locations of water on Mars: Improved resolution maps based on Mars Odyssey Neutron Spectrometer data”. Publicado en la revista Icarus el 1 de agosto de 2017. Puede ser consultado en este enlace.

Referencias: New Scientist

Alex Riveiro

Amante de la astronomía. Hablo de todo lo relacionado con el universo y sus conceptos de una manera amena y sencilla. Desde los púlsares hasta la historia de la astronomía en Al-Andalus.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Arnoldo De la Hoz dice:

    Leído.

¡Comenta este artículo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: