Los objetos Messier: M2, cúmulo globular

El segundo objeto del catálogo de Charles Messier es (como muchos de los objetos del mismo) un cúmulo globular. Este en particular es bastante interesante, aunque no lo suficiente como para que le hayamos dado un nombre propio (a diferencia de la Nebulosa del Cangrejo)…

¿Qué es M2?

Messier_2_Hubble_WikiSky

El cúmulo globular Messier 2

El cúmulo globular Messier 2 es uno de los mayores conocidos. Es una concentración de estrellas atraídas mutuamente por su gravedad, que orbitan cerca del núcleo galáctico. Está a unos 37.500 años luz de distancia, y tienen un diámetro de unos 175 años luz. Los astrónomos creen que M2 contiene unas 150.000 estrellas, y su influencia puede cubrir unos 233 años luz. Además, puede tener una edad de al menos 13.000 millones de años y contiene 21 estrellas variables (que son muy útiles, como ya expliqué en su momento).

En condiciones de visibilidad extremadamente buenas (es decir, en un cielo completamente impoluto, sin contaminación y sin la luna, así que puedes olvidarte de las zonas iluminadas) puede ser observado a simple vista. Con la ayuda de prismáticos o un pequeño telescopio lo verás como un único objeto, mientras que los telescopios más grandes te dejaran ver algunas de las estrellas que componen el cúmulo.

Un poco de historia sobre M2

William Herschel

William Herschel

Jean-Dominique Maraldi, en 1746, fue el primero en observar el cúmulo globular, cuando estaba observando un cometa con Jacques Cassini, y escribió al respecto: “Esta nebulosa es redonda, bien definida y muy brillante en el centro, con 4 o 5 minutos (de arco) de extensión y ninguna estrella alrededor en una distancia bastante grande; no se puede ver ninguna en todo el campo de visión del telescopio. Me parece muy singular, porque la mayor parte de las estrellas que llamamos nebulosas están rodeadas por muchas estrellas, haciendo a uno creer que la blanqueza vista es un efecto de la luz de una masa de estrellas demasiado pequeña para ser vista en telescopios grandes. Al principio, creí que esta nebulosa era un cometa.”

14 años después, en 1760, Charles Messier la observó por su propia cuenta y escribió: “Tiene un diámetro de 4 minutos de arco (coincidiendo con la observación de Maraldi). (…) En la noche del 26 de junio de 1764, revisé esta nebulosa por segunda vez; era la misma, con la misma apariencia. Esta nebulosa puede ser encontrada en la tabla del famoso cometa de Halley, que vi en su retorno en 1759.”

Pero no fue hasta 1783, cuando William Herschel la detalló con mucha más precisión y de una manera muy aproximada a como la conocemos hoy en día: “Las estrellas dispersas fueron vistas en un enfoque bien definido, en el que parece que la luz central condensada se debe a una multitud de estrellas que aparecían a varias distancias detrás y cercanas entre sí. Pude incluso distinguir las estrellas de la masa central.”

En definitiva, no es uno de los objetos más emocionantes para observar en cuanto a su interés astronómico, pero como todos los objetos del catálogo Messier, es de los más espectaculares que pueblan nuestro firmamento.

Fuentes: Wikipedia y Universetoday

Alex Riveiro

Amante de la astronomía. Hablo de todo lo relacionado con el universo y sus conceptos de una manera amena y sencilla. Desde los púlsares hasta la historia de la astronomía en Al-Andalus.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. 26 mayo, 2015

    […] los objetos M1 y M2 habían sido descubiertos con anterioridad por otras personas, M3 fue el primer […]

  2. 17 agosto, 2015

    […] del Cangrejo (Messier 1), Messier 2, Messier 3, Messier 4, Messier 5, Cúmulo de la Mariposa (Messier 6), Cúmulo de Ptolomeo (Messier […]

¡Comenta este artículo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: