La NASA pudo destruir, por accidente, evidencias de vida en Marte

La visita de las sondas Viking, en 1976, a Marte, siempre nos han dejado con un misterio en el aire. Ahora, más de cuatro décadas después, podríamos tener una respuesta. Parece que la NASA pudo destruir, accidentalmente, evidencias de vida en Marte…

Las evidencias de vida en Marte y las sondas Viking

La NASA pudo destruir, por accidente, evidencias de vida en Marte

Réplica de la nave Viking 1, que se posó en Marte.
Crédito: Mark Pelligrino/Wikipedia

Remontémonos hasta 1976. Las misión de las sondas Viking es encontrar señales de vida. Cada una tiene un instrumento para recoger material del suelo. Lo calientan en busca de materia orgánica. Esperando, obviamente, encontrar los bloques básicos de la vida. Pero, sin embargo, y para sorpresa de propios y extraños. Las sondas no encontraron nada. No había rastro alguno de materia orgánica en el suelo marciano.

No encontrar evidencias de vida en Marte fue desconcertante. Los científicos ya sabían que los compuestos orgánicos son entregados por cometas y meteoritos. Era lógico y razonable suponer que, por tanto, debían estar presentes en el planeta. Esa ausencia se convirtió en motivo de estudio y debate. ¿Qué había sucedido? ¿Era posible que los instrumentos estuviesen mal? ¿Las pruebas no se habían llevado a cabo correctamente?

Fue necesario esperar hasta 2008 para que la sonda Phoenix, también de la NASA, nos marcase la dirección correcta. Descubrió la presencia de perclorato en el suelo marciano. Ese compuesto podría haber destruido las evidencias de vida en Marte, en las muestras recogidas por las sondas Viking, al calentarlas. Los hallazgos más recientes apuntan en esa dirección. Todo indica que ese pudo ser uno de los responsables.

El anuncio de Curiosity despejó más dudas

Carl Sagan, junto a una maqueta de la sonda Viking.
Crédito: JPL-Caltech/NASA

A todo esto, hay que sumarle el descubrimiento del rover Curiosity. Encontró evidencias de moléculas orgánicas en Marte. Lo que las sondas Viking también deberían haber detectado. Como no es así, se puede suponer que algo tuvo que salir mal en aquellos experimentos. El hallazgo de Curiosity es importante en muchos sentidos. No son evidencias de vida en Marte. De hecho, las sondas Viking tampoco las habrían encontrado.

Pero sí son evidencias de que Marte, como mínimo, parece que tuvo la oportunidad de llegar a desarrollar vida. Sea como fuere, un grupo de investigadores cree que tiene una explicación para comprender qué es lo que sucedió con las sondas Viking. Además, nos deja entender mejor la magnitud del descubrimiento de Curiosity. Suponiendo, claro está, que su teoría sea la correcta. Porque no es definitiva.

La conclusión a la que han llegado es que el perclorato puede reaccionar con el clorobenceno. Esta última es una de las moléculas orgánicas que detectó Curiosity. Por lo que parece lógico suponer que, seguramente, Viking descubrió evidencias de vida en Marte hace ya más de cuatro décadas. Pero quedan dudas razonables. Porque, a pesar de todo, no se puede descartar la posibilidad de que el material fuese contaminado desde la Tierra.

El fin de la controversia de las sondas Viking…

Esta imagen de la atmósfera de Marte fue tomada por la sonda Viking 1 en junio de 1976.
Crédito: NASA/Viking 1

Así que, si consiguen despejar esa duda de la contaminación desde la Tierra, estaríamos ante el fin del misterio de las pruebas de las sondas Viking. No encontró evidencias de vida en Marte, simplemente, porque las destruyeron en el proceso de las propias pruebas. Además, significaría que, en realidad, el descubrimiento de Curiosity no es nuevo, sino que habría sucedido hace más de 40 años si todo hubiese ido bien.

Pero lo más interesante de todo esto no es cómo terminó aquel experimento. Las sondas Viking aterrizaron en un lugar completamente diferente al que se encuentra Curiosity en este momento. Si los científicos descartan esa posibilidad, tendremos una conclusión mucho más interesante. Porque estaríamos ante una gran prueba de que los compuestos orgánicos están presentes en múltiples lugares a lo largo y ancho de Marte.

De momento no se puede demostrar que el planeta rojo tuviese vida en el pasado. Tampoco sabemos si la tiene en el presente. Pero todo parece indicar, cada vez con más fuerza, que como mínimo tuvo la oportunidad del llegar a desarrollar vida. No hay que olvidar que, en el pasado, creemos que el planeta rojo fue muy parecido a la Tierra. Seguramente tuvo agua líquida en su superficie. Aunque queda todavía una pregunta… ¿dónde encontraremos, si las hay, esas evidencias de vida pasada?

El estudio es M. Guzman, C. McKay, et al.; “Identification of chlorobenzene in the Viking gas chromatgraph-mass spectrometer data sets: Reanalysis of Viking mission data consisten with aromatic organic compounds on Mars”. Publicado en la revista Journal of Geophysical Research: Planets el 20 de junio de 2018. Puede ser consultado en este enlace.

Referencias: IFLScience

Alex Riveiro

Amante de la astronomía. Hablo de todo lo relacionado con el universo y sus conceptos de una manera amena y sencilla. Desde los púlsares hasta la historia de la astronomía en Al-Andalus.

También te podría gustar...

¡Comenta este artículo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: