Oumuamua podría ser polvo de cometa

Oumuamua sigue siendo toda una incógnita. El objeto, detectado a finales de 2017, no ha dejado de dar que hablar. Un nuevo estudio plantea que Oumuamua podría ser polvo de cometa. Un objeto que habría llegado con una forma diferente a la que tiene ahora…

Oumuamua podría ser polvo de cometa… pero no era así cuando llegó

Oumuamua es el primer objeto interestelar detectado. No es el primer objeto llegado de otras estrellas al Sistema Solar. Pero sí el primero que detectamos. Desde finales de 2017, no han faltado las teorías sobre su naturaleza. Desde que podría ser un cometa hasta otras posibilidades más exóticas. Como que, quizá, podría tratarse de una vela solar extraterrestre. A todas esas posibilidades, por si no hubiese suficientes, ahora le hay que sumar una más. Oumuamua podría ser polvo de cometa. Podemos imaginarlo como los restos machacados de un cometa.

Oumuamua podría ser polvo de cometa
Concepto artístico de Oumuamua. Crédito: ESO/M. Kornmesser

Al menos, ese es el razonamiento que propone Zdenek Sekanina, un astrónomo del Laboratorio de propulsión a chorro de la NASA en un estudio que todavía no ha sido publicado. La explicación parte de una base muy lógica. La observación de cometas que, al acercarse demasiado al Sol, son destrozados por nuestra estrella.

Es una posibilidad más a una lista de explicaciones bastante grande. El estudio sugiere que Oumuamua cambió durante el tiempo que ha estado en el Sistema Solar. A fin de cuentas, hay que recordar que fue detectado cuando ya se estaba alejando de nosotros. Así que, aunque tenía un aspecto rojizo, alargado y fino, bien podría haber sido completamente diferente cuando se estaba adentrando en este pequeño rincón de la Vía Láctea. La idea no es descabellada.

La comparación con otros cometas

De hecho, el estudio compara a Oumuamua con otros cometas más tenues pero, también, más comunes. Normalmente, cuando esos cometas tenues se acercan a solo la cuarta parte de la distancia entre la Tierra y el Sol, se desintegran. No suelen sobrevivir al proceso. Es además una muerte espectacular. Los cometas explotan (no literalmente) desencadenando su desintegración. Además, hay un caso muy específico que se menciona en el estudio. El del cometa C/2017 S3 (Pan-STARRS) que, probablemente, llegó desde la Nube de Oort, la región más lejana del Sistema Solar.

Trayectoria de Oumuamua a lo largo del tiempo. Crédito: Wikimedia Commons/Tom Ruen

Ese cometa sufrió dos explosiones muy violentas antes de destrozarse. Los datos recogidos por los investigadores que lo observaron parecen sólidos. Todo apunta a que C/2017 S3 se había convertido en una gigantesca masa de granos de polvo unidos. Un desenlace que sucedió, incluso, mucho antes de que el cometa llegase al perihelio, a su punto más cercano alrededor del Sol. La estructura de Oumuamua y su origen han sido una gran fuente de confusión. Este estudio, en realidad, tampoco sirve para aliviar esas dudas. Al contrario, solo logra complicarlas todavía más.

Porque, según este estudio, el objeto no era completamente sólido cuando ya se observó por primera vez. Es decir, ya se trataba de una gran nube de polvo. Es decir, el destino de Oumuamua habría sido el mismo que el del cometa C/2017 S3 (Pan-STARRS). Salvo que, en este caso, su explosión no llegó a ser observada por nadie. De ahí que no se supiese con certeza cuál podría ser la estructura original. Así que no es absurdo sugerir que Oumuamua podría ser polvo de cometa. No solo eso, hasta cierto punto es, incluso, una solución mucho menos exótica que otras planteadas.

Las dudas durarán mucho tiempo

Lo cierto es que todo esto viene a recordar algo que ya sabíamos. Oumuamua es un objeto que ha sido observado poco tiempo. Además, fue detectado cuando ya se estaba alejando de nosotros. Lo cual solo lo dificulta todo todavía más. La ventana de observación ha sido muy limitada y no vamos a tener oportunidad de volver a estudiarlo. Porque, al ser un objeto que procede de otra estrella, se mueve demasiado rápido para permanecer en el Sistema Solar. Aunque todavía está en nuestro vecindario, ya está, en realidad, rumbo a otro lugar de la Vía Láctea.

Concepto artístico de Oumuamua abandonando el Sistema Solar. Crédito: NASA/ESA

Así que puede que pase mucho tiempo antes de que podamos saber, a ciencia cierta, qué tipo de objeto es. Oumuamua podría ser polvo de cometa. Pero también podría ser, simplemente, un cometa con una forma extraña. Se antoja poco probable que se pueda tratar de una vela solar extraterrestre. De hecho, es una posibilidad que los propios investigadores que lo plantearon consideran exótica. Descubrir otro objeto, en el futuro, que tenga unas propiedades similares a las de Oumuamua será una gran ayuda.

Pero no hay ninguna garantía de que vaya a ser así. No sabemos cuándo detectaremos el próximo objeto interestelar dentro del Sistema Solar. Tampoco sabemos cómo será exactamente. Quizá por su forma y características se determine que es un asteroide o un cometa. Sin el más mínimo tipo de duda o similitud con Oumuamua. O, quizá, puede que veamos que comparten muchos aspectos. Lo único que está claro, por ahora, es que hay muchas preguntas y obtener respuestas, en este asunto en particular, va a ser muy complicado…

Estudio

El estudio es Zdenek Sekanina; “1I/`Oumuamua As Debris of Dwarf Interstellar Comet That Disintegrated Before Perihelion”. Por ahora, no tiene revista de publicación. Está disponible en arXiv desde el 30 de enero y puede ser consultado en este enlace.

Referencias: Space

Alex Riveiro

Amante de la astronomía. Hablo de todo lo relacionado con el universo y sus conceptos de una manera amena y sencilla. Desde los púlsares hasta la historia de la astronomía en Al-Andalus.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Bondergirl dice:

    Leído, tío!

¡Comenta este artículo!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: